Eduardo Martínez-Cosentino cierra el XII seminario Líderes del Futuro invitando a los jóvenes líderes a ser honestos, a trabajar y a ser buenas personas

Eduardo Martínez-Cosentino cierra el XII seminario Líderes del Futuro invitando a los jóvenes líderes a ser honestos, a trabajar y a ser buenas personas

Las jornadas giraron en torno al liderazgo, con ponentes de destacados sectores, como la empresa, la educación, el deporte y la música

La Fundación Eduarda Justo, del Grupo Cosentino, ha cerrado este sábado una exitosa XII edición del seminario Líderes del Futuro, en la que ponentes de diferentes ámbitos han hablado de liderazgo, espíritu de superación o emprendimiento. El presidente de la multinacional almeriense, Paco Martínez-Cosentino, ha sido el protagonista de la última charla.
El empresario nacido en Macael ha realizado un recorrido sobre la historia de la compañía, los múltiples obstáculos –con varias ruinas- y las claves que le han llevado a ser líderes mundiales en la venta de superficies de cocina. “Sed honrados, sed constantes”, ha señalado ante un aforo lleno de jóvenes, becados por la Fundación Eduarda Justo, a los que también ha animado a “explotar el éxito”, cuando lo tengan en sus vidas profesionales.
Durante tres días de intensas e inspiradoras ponencias, no ha faltado la historia de Ernest Shackleton, explorador inglés que lideró un duro viaje por el polo sur a principios del siglo XX. Jesús Alcoba, experto en las aventuras del hombre que reclutó a decenas de personas “en busca de honor y gloria”, detalló los principios y valores de aquel líder, cuyo propósito fue salvar la vida de todos sus compañeros ante las adversidades de la singladura. “Debemos tener un propósito en la vida”, recalcó Alcoba.
La segunda jornada del seminario contó con la presencia de dos jóvenes empresarios almerienses, Luis Castillo, fundador y CEO de NeuroDigital Technologies, que desarrolla unos guantes de realidad virtual, vendidos en todo el mundo, y Laura Pérez Vega, fundadora y CEO de la firma de complementos de moda Lausett, muy conocida en toda España por sus originales pendientes. Ambos afirmaron que hay que “perseguir los sueños”. Para la empresaria, natural de Pechina, que hace tres años asistió como alumna a Líderes del Futuro, “la creatividad se alimenta” y “el trabajo duro es un multiplicador de resultados”.
Ignacio Dean, el primer español en dar la vuelta al mundo a pie, también explicó las claves para afrontar un reto de esta envergadura, los miedos y al mismo tiempo las ilusiones. “El futuro no es inevitable sino inventable”, dijo este aventurero que el año pasado unió todos los continentes a nado en la expedición Nemo.
Un clásico de estos encuentros es Miguel Milano, presidente internacional de Salesforce.com para Europa, Oriente Medio, África, Latinoamérica y Asia-Pacífico. En esta ocasión ofreció su visión de los cinco pilares para conquistar el mundo. El ejecutivo sevillano aseguró que “la perseverancia es fundamental, porque en el mundo profesional, a diferencia de la vida y el ocio, los resultados no son inmediatos”.
Pilar Manchón, directora general de Inteligencia Artificial de Amazon y vicepresidenta de Inteligencia Artificial de Roku, animó a los jóvenes asistentes a quitarse prejuicios. Experta en lingüística, puso de relieve que “el lenguaje define nuestros pensamientos”.
El último día, además de Paco Cosentino, intervinieron Cristina Balbás e Íñigo Pírfano. Balbás, fundadora y CEO de EscueLab, contó cómo surgió su pasión por la enseñanza después de haber sido científica. Premio Nacional de Educación y Premio Unicef Emprende, ha logrado llegar junto a su equipo a miles de niños, a los que ha mostrado la ciencia de una forma diferente.
Íñigo Pírfano, director de orquesta, compositor y escritor, pronunció una charla en torno al líder como “ejemplo, servicio y excelencia”, subrayando entre otras cualidades “su preparación, don de gentes, grandeza y seguridad”.
El presidente de la Fundación Eduarda Justo, Eduardo Martínez-Cosentino, clausuró el seminario Líderes del futuro emplazando a los chicos y chicas que asistieron estos tres apasionantes días a la sede central de Cosentino, a “ser honestos, a trabajar y a ser buenas personas”.

Noticia por Babilonia